Los cochecitos y las sillitas son los compañeros/as inseparables de tu bebé durante sus primeros años de vida, os acompañan desde la llegada a casa del Hospital, hasta que empiezan a realizar sus primeras carreras descontroladas. Hay que reconocer que la vida de estos accesorios es corta, pero muy intensa.

¿Te has planteado la cantidad de bacterias y microorganismos que se pasean por tus accesorios?

La crianza es una de las mayores aventuras que puede vivir una familia, como toda aventura hay los villanos. Estos villanos se presentan de diferentes formas, pero el más común y que no vemos son: LOS GÉRMENES.

Tu bebé hace mucha vida tanto en el cochecito como en el carrito y aunque tengas todo el cuidado del mundo, es inevitable que cuando empiezan a explorar alguna mancha o suciedad quede impregnada, además de las bacterias/gérmenes. Es en ese preciso momento que surge la GRAN PREGUNTA:

¿CÓMO PODEMOS LIMPIAR EL COCHECITO/ SILLITA?

Recuerda, tanto el cochecito como la sillita tienen una vida intensa, acompañar a un pequeño/a explorador/a que toca, descubre y coge todo lo que le rodea no es fácil y mucho menos “seguro”. El textil de la sillita o el cochecito tiene muchos huecos a los que debemos prestar atención, así como la estructura o las ruedas, uno de los focos de suciedad.

LA SOLUCIÓN

Tenemos la solución DEFINITIVA: ¿Qué te parecería tener tu cochecito o silla limpia e higienizada en tan sólo un click? Con Babyboo es posible. Olvídate de comprar mil aparatos, jabones y desmontarlo todo, contacta con nosotros y tu única preocupación será seguir divirtiéndote con tu bebé.

Con Babyboo te olvidarás de la suciedad y los gérmenes (tan importantes ahora con el COVID), recupera el brillo y la seguridad de tus accesorios, confía en Babyboo.

Si te apetece emprender la aventura de limpiar el cochecito o silla, aquí compartimos nuestro proceso y te recomendamos alguno de nuestros productos especializados.

Pasos para una limpieza del cochecito:

  1. Primero deberás aspirar todas las migas y suciedad sólida que encuentres en las telas y estructura. Recuerda en prestar atención a esos huecos.
  2. Ahora empieza la batalla:LAS MANCHAS DEL TEJIDO.Deberás desmontar el tejido para poder limpiarlo e higienizarlo a consciencia.
  3. Aprovechando que has retirado todo el tejido, limpia bien la estructura. Te recomendamos el uso de una “Vaporetto” o limpieza a vapor, ya que elimina el 99% de los gérmenes.
  4. Seca a mano para quitar marcas de agua y recuperar el brillo de la estructura.
  5. Para el lavado del tejido, debes usar un producto higienizante y respetuoso para tu bebé.

Olvídate de limpiar, de eso nos encargamos nosotros.